Hora local: 09:17h.
Web oficial|Mejor precio garantizado

Rambla Nova, 20
43004, Tarragona

Reserva Cerrar

Tarraco.

En la ciudad

Anfiteatro romano
Situado cerca del mar, fue construido a finales del siglo II y tenía una capacidad para 15.000 personas. Con el paso del tiempo, sufrió diversas transformaciones, a tenor del destino que se le dio en cada momento.
En un principio, estaba destinado a la lucha de gladiadores, así como a las luchas con animales, exhibiciones atléticas y martirio de cristianos.
Con la llegada de los primeros emperadores cristianos, se construyó una Basílica de tres naves en el centro de la arena, conmemorando precisamente el lugar del martirio de los tres Santos de la Iglesia tarraconense, San Fructuoso, San Augurio y San Eulogio, siendo reemplazada posteriormente por una Iglesia Románica.

Circo romano
Fue construido a finales del siglo I, por mandato del Emperador romano Domiciano, con un aforo de 25.000 personas, en el cual se celebraban las carreras de cuádrigas conducidas por los áurigas.
Construido dentro del recinto amurallado de la ciudad, entre la Vía Augusta y el Foro provincial, mide 310 metros de largo y 120 metros de ancho.
Hoy conserva todavía la cabecera oriental del mismo junto a las murallas, así como diversas vueltas interiores, a través de las cuales se accedía a la arena.
Se mantuvo en uso hasta mediados del siglo V, siendo uno de los más importantes del Imperio Romano.
A partir de dicho momento, la ciudad de Tarragona englobó las instalaciones del circo.

Teatro romano
Situado en los alrededores del Complejo del Foro de la Colonia de la ciudad de Tarraco.construido en la época de Augusto, a finales del siglo I a.C.
En el siglo III se declaró un incendio que arrasó la zona en donde se hallaba el teatro y como consecuencia de ello, se destinó la mayor parte de su emplazamiento a viviendas.

Paseo Arqueológico y murallas
En el siglo II a.C., los romanos construyeron una gran muralla que delimitaba el perímetro urbano en una longitud de 3.500 metros.
Actualmente se conservan alrededor de 1.100 metros, que envuelven el Casco Antiguo de Tarragona.
Es la construcción arquitectónica romana más antigua de todas las conservadas fuera de Italia.Entre los siglos XV y XVIII, la muralla se adaptó a las fortificaciones militares adecuadas para la defensa de la artillería, destacando de las mismas, la Torre del Arzobispo y la de Minerva.
Esta última contiene la escultura y la inscripción romana más antigua de la Península Ibérica.
Es recomendable el paseo entre jardines a lo largo de la muralla.

Museo Arqueológico Nacional de Tarragona -MNAT-
Creado a mediados del siglo XIX como museo provincial, es el más antiguo de su tipo en Catalunya.
Está dedicado a la recuperación, conservación, investigación y difusión del patrimonio procedente de la Tarraco romana.
Además de piezas arqueológicas de la época romana y comienzos del Cristianismo, sus estancias albergan también una Biblioteca. Situado en la Plaza del Rey, junto al Pretorio Romano.

 

En los alrededores de la ciudad de Tarragona

El Pont del diable
Es el acueducto romano de Tarragona.
Llamado acueducto de Les Ferreres -debido a la zona donde se halla ubicado- fue construido en el siglo I a.C. por Augusto y es una parte de las distintas canalizaciones que suministraban agua desde el río Francolí hasta la ciudad de Tarraco.
Situado a 4 Kms. al Norte de Tarragona, mide 217 metros de largo y 27 metros de altura máxima. Tiene dos niveles con arcos superpuestos construidos sobre sillares.
Se puede ir caminando por el camino que va lindando por el Río Francolí.

Arco de Bará
Es un arco de triunfo construido por los romanos durante el reinado del emperador Augusto, alrededor del año 13 a.C.
La Vía Augusta discurría bajo su arco de medio punto.Se erigió con el fin de marcar límites territoriales, evitando disputas entre tribus.
Se encuentra a unos 20 kms. al nordeste de Tarragona, en la localidad de Roda de Bará.

Torre de los Escipiones
Torre funeraria construida por los romanos a 6 kms. de la ciudad, en la Vía Augusta, junto a la carretera 340 en dirección Barcelona.
Construida a mitades del siglo I junto a la Vía Augusta, que atravesaba toda la Península, desde los Pirineos hasta Cádiz, está construida con sillares rectangulares y consta de dos relieves adosados a su cara Este, que representan al dios de Frigia Atis, divinidad de la muerte y la resurrección.
Su nombre proviene de un error en la identificación de los dos citados relieves del dios Atis que, durante años, se relacionaron con los hermanos Escipión, considerados los fundadores de Tarraco.

Cantera romana de El Mèdol
Situada a 6 kms. de Tarragona, al lado de la carretera Nacional 340, dirección Barcelona.Es una cantera de piedra calcárea, excavada en el periodo del Imperio Romano, de aproximadamente 200 metros de largo y entre 10 y 40 metros de ancho, al lado de la Vía Augusta.
Los edificios más importantes de Tarraco se construyeron con piedras procedentes de la misma.En el centro de la cantera existe una columna de roca original intacta, que da fe de la cantidad de piedras extraídas.

Villa dels Munts
Ubicada a unos 10 kms. de Tarragona, en el municipio de Altafulla, en ella se conservan los restos de una zona residencial romana del siglo II.
En sus termas, además de los pavimentos con mosaicos, en las paredes de las piscinas se conservan trazas de los revestimientos con placas de mármol.

Villa Mausoleo de Centcelles
Situada a 7 kms. de Tarragona, en el término municipal de Constantí y al lado del río Francolí.
Esta Villa mausoleo, construida entre los siglos I y II, destaca por lo bien conservada que ha llegado hasta nuestros días y con unos mosaicos de valor excepcional situados en su cúpula.
Es uno de los edificios de la Provincia que contiene más originales vestigios tardorromanos.